domingo, 1 de agosto de 2010

Danse Macabre


Las nubes ocultaban la luna cuando llegó la medianoche, cuando sonaron las campanas, tañidos en un tambor de bronce. Y allí, en la campiña, entre la bruma y la oscuridad, surgió una silueta, una bella dama, vestida en sombra y portando un violín de cristal. Tan pronto como el eco de las campanas desapareció, Ella comenzó a tocar una melodía entre alegre y melancólica, el sonido de los ángeles al llorar y los muertos al reír. Una melodía rápida y lenta, hecha para bailar.
Y fue bailada, pues con las primeras notas que el instrumento cantó, miles de figuras aparecieron, trepando desde la tierra. Esqueletos ancianos, cadáveres aún frescos, todos se acercaron, y empezaron a danzar: Solos, en pareja, o formando un siniestro corro; El rey con sus siervos, el asesino con sus víctimas; todos giraban y se mecían en la melodía, todos en torno a su madre, su señora, su diosa. Y Ella, la Muerte, jovial, triste y preciosa, seguía tocando, tejiendo con su violín una armoniosa mortaja, una danza macabra.
Y así permanecieron durante toda la noche, celebrando la orgía del ritmo y las cuerdas, hasta que el sol salió. Lanzó su canto el gallo, desplegó el nublado amanecer sus alas purpureas, y Ella comenzó un suave adagio, al compas del cual la fúnebre compañía se deshizo, volviendo a sus lúgubres moradas. Y fue entonces cuando la bella dama dejó de tocar, y con un suspiro se fundió con las sombras que la envolvían.
Y en ellas permanecerá esperando, en las tinieblas, hasta la siguiente víspera de todos los santos, cuando volverá para celebrar, rodeada de su corte de difuntos, su gloriosa danza macabra.


----------------------------------------

Este texto esta inspirado tanto en la obra "Danse Macabre", de Saint Säens, como en el poema en el que este se basó para componerla.

1 comentario:

Xavi dijo...

Grande Saint Säens, aunque hace tiempo que no lo toco...

un abrazo

xavi (floc)